lunes, 14 de mayo de 2012

No permitas, mi pez.

¿Sabes que algunos peces necesitan grandes espacios para poder crecer? No lo sabía, era una de esas cosas que me enseñan las películas (big fish)

¿Pasa lo mismo con las personas? ¿Necesitan los titanes de nuestro entorno un lugar cada vez más amplio para poder avanzar en la vida?. Para mi gusto es una buena metáfora, pero creo que no es tan literal, no se trata de irse a vivir a Londres o a Nueva York que son peceras enormes aunque por otra parte llenas de todo tipo de peces, se trata de encontrar nuestro propio océano, nuestro espacio en el que hacernos peces con agallas.


Cárceles, las veo todos los días, en personas que desistieron por uno o mil motivos y decidieron que dejarían una ventana de emergencia por si algún día había que escapar.

A veces, en nuestra senda llena de quehaceres, en ese camino de introspección y descubrimientos aparece un supuesto "amor" con el que conectas a la perfección y esas cosillas que van pasando...
Empieza una nueva etapa, se paraliza tu vida al principio de un modo sutil, tus amigos que tanto le gustaban (en la fase de cortejo) empezaron a parecerle una amenaza y así como tu libertad también desaparecieron, dejaste de crecer, de querer comprender, de vivir... y aún así te sentías dichoso

¡No, Joder! ¡No lo permitas! Si su inseguridad, si su posesión y su egoísmo pueden más que tu derecho a la libertad no permitas esa mierda, no dejes jamás que alguien te prohiba hacer algo. Nuestros padres se dejan algo más que la cabeza alimentando nuestra moral, han vivido muchos años sin libertad y han querido para nosotros la vida que no pudieron tener, nos han dejado salir y trasnochar, nos han dado la opción de estudiar (aunque el gobierno se empeñe en volver a los viejos tiempos). El avance es ofrecer opciones.

¿Por qué, entonces, deberías vivir en una cárcel por amor? ¿Cuántas excusas llevas? ¿Cuántas mentiras? Déjame que te diga que en el momento en que tu vida empezó a pararse, comenzó tu error. Si el amor no te hace crecer, no es más que una insana obsesión.

Hay formas de pararlo, en el primer "no salgas" ya puedes detectarlo... No lo permitas, sé un pez grande.


Volví, como siempre.

2 comentarios:

Armando Follón dijo...

Se que hace muxo que no nos vemos pero intento leerte cuando tengo un poco de tiempo estoy aquí ya lo sabes y tu eres tu y siempre lo seras

do you remember?

Krlitos con K y sin A dijo...

Una verdad mas escrita por ti. Me encanta

Seguidores