viernes, 4 de mayo de 2012

Crucemos los dedos

Días que se parecen a otros días, todo ha cambiado mucho, demasiado.
En cambio hoy aquí estoy, acojonada nuevamente como cuando hace unos 4 o 5 años entré en quirófano con más miedo que otra cosa. Ha cambiado el medio, esto no es fotolog al menos para mí.

Nuevamente entro a quirófano, probablemente es un hecho sin relevancia pero los que me conocéis ya sabéis que me gusta poner el fin a las historias y aunque esta no tenga dragrones y montañas posee una pequeña roca que se las trae.

No había sido un verano que hubiera que recordar, cuando terminó y respiré a una que no cree en horóscopos y cánticos de calibre similar la alertó una llamada de teléfono de una mujer que es como de la familia -"Marta, lo que se avecina es muy negro". No se si fue intuición, casualidad o videncia pero tendría razón en todo, decepciones como torres que caen y se derrumban, hospitales y tiempos de pasarlo un poco mal por no decir algo más brusco y maleducado.

Y como con un guión establecido fue cumpliéndose todo con una exactitud escalofriante y demasiado seguido, piensas, si esto es obra de algo superior que no se puede controlar desde aquí mi más cordial saludo, la estima es recíproca. Los estudios empezaban a decaer y con ello todo lo demás.

No quiero entrar demasiado en ello, se queda para una, solo quiero ponerle el fin con la intervención para quitarme el mal que tanto daño ha hecho y que abrirá una nueva etapa (aunque no cambie mucho, no tendrá ese condenado dolor :P)


No hará falta flores, bombones y esas cosillas conque lo celebremos con una buena cerve cuando esté recuperada, todo correcto...




1 comentario:

Krlitos con K y sin A dijo...

ya te teeengo guardaita en mi lista de blogs asi cuando actualizes me saldra lo primerito jojo

Seguidores