lunes, 18 de junio de 2012

Cazadores de almas





Creía que era inmune, había perdido la capacidad de llorar, no recordaba cuando fue la última vez que sus mejillas condujeron a sus lágrimas. Hasta que bajas la guardia y una historia que ya conocías vuelve a conmoverte y  sabes que aunque depende mucho de los ideales del interlocutor el curso de ésta, debes estar informado antes y tener tu propio criterio. 


Leí que la cultura no te hace mejor persona pero sí más libre, hay que ser libre, conocedor de lo que uno no quiere y de donde no quiere pertenecer. Las palabras pueden ser un arma de doble filo si el cazador visualiza una presa vulnerable, el ser humano está lleno de preguntas (y más después de una gran pérdida). Podemos encontrar "Salvadores" que nos provean de respuestas esperanzadoras, de un mundo mejor, de una vida después de perecer, milagros, recompensas, etc. ¿Quién no quiere una vida mejor? ¿Quién no querría un final feliz? La comodidad pasa factura y nos hace renunciar a la voluntad de dejarte llevar por la vida.


En mi opinión la religión es la respuesta del ser humano al miedo a la muerte y las sectas la forma radical de hacerlo y sacando algunas perrillas "cazando" seguidores, que digo seguidores, fanáticos. ¿Por qué llamas a mi puerta? si quiero cambiar de religión ya iré yo a buscarte, si quiero respuestas te las pregunto, respetemos el orden de los turnos.


Y cuando vi la realidad de algunas de las muchas familias de este país que entregan su vida a una secta, y cuando vi sufrir a un niño olvidé el frío y me llené de lágrimas.








Papa, cuéntame la parte bonita de la historia, que la fea ya me la se de memoria... 
Camino, Javier Fesser 2008

1 comentario:

Krlitos con K y sin A dijo...

llevas tanta razon en este texto hija, aunque me quedo en ultima frase que nos cuenten lo bonito.. si es que lo hay.

Besos de me llevo en una cola dos horas para entregar un CV

Seguidores